Abogados en Barcelona de Vázquez&Vazquez

 

Abogado especialista en en abusos sexuales comenta la siguiente materia :

 

Los abusos sexuales

Lamentablemente son múltiples las noticias que dan a conocer supuestos de agresiones sexuales, destacando al respecto que técnicamente existe agresión sexual (que puede manifestarse de múltiples formas) cuando se atenta, con violencia e intimidación, contra la libertad sexual de una persona.

 

La pena

 

El delito de agresión sexual está sancionado con pena de prisión de 1 a 4 aos; si la agresión sexual consiste en el acceso carnal, la introducción de objetos o la penetración bucal o anal, la pena será de prisión de 6 a 12 años.

 

Las penas anteriores podrán incrementarse a prisión de 4 a 10 años y a prisión de 12 a 15 años, respectivamente, si concurre alguna de las siguientes circunstancias:

 

    * La violencia o intimidación se ejerce de modo degradante.

    * En la agresión intervienen dos o más personas.

    * La víctima es especialmente vulnerable, por su edad, enfermedad o situación, y en todo caso, si es menor de 13 años.

    * Si el autor del delito ha hecho valer contra la víctima una relación de superioridad o parentesco (por ser ascendiente, descendiente o hermano)

    * Si el autor hace uso de armas o medios especialmente peligrosos que puedan producir la muerte o lesiones tales como la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro sea o no principal, de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica.

 

Si concurren más de una de las circunstancias anteriores, las penas se impondrán en su grado superior.

 

Los abusos sexuales

 

A diferencia del delito de agresión sexual, en el delito de abusos sexuales no interviene la violencia ni la intimidación. La persona que lo comete realiza actos que atentan contra la libertad sexual de la víctima sin que ésta preste su consentimiento.

 

En todo caso, se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejerzan sobre menores de 13 años, sobre personas con trastorno mental o privadas de sentido.

 

También es constitutivo de delito si en el agresor obtiene el consentimiento de la víctima haciendo valer una situación de superioridad sobre la misma que coarte su libertad.

 

La pena

 

Los delitos de agresión sexual se penalizan, en general, con prisión de 1 a 3 años o multa de 18 a 24 meses.

 

Si el agresor abusa de una situación de superioridad sobre su víctima, la pena será la de multa de 6 a 12 meses.

 

Cuando el abuso sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado con pena de prisión de 4 a 10 años.

 

Por su parte, la persona que abuse sexualmente de otra mayor de 13 años y menor de 16 años utilizando el engaño, será castigada con una pena de prisión de 1 a 2 años, o multa de 12 a 24 meses. Si el abuso consiste en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, la pena se elevará a prisión de 2 a 6 años.

 

El acoso sexual

 

Comete un delito de acoso sexual aquella persona que, en el ámbito de una relación laboral continuada, docente, o de prestación de servicios habitual, solicita de otra favores de naturaleza sexual para él mismo o para un tercero.

 

Para que exista el delito es necesario que con tal comportamiento provoque en la víctima una situación muy intimidatoria, hostil o humillante.

 

La pena

 

El delito de acoso sexual está castigado con pena de arresto de 6 a 12 fines de semana, o multa de 3 a 6 meses.

 

La pena puede ser modificada dependiendo de las circunstancias en las que se haya cometido el delito, así pueden darse alguna de las siguientes situaciones:

 

    * Si la víctima es especialmente vulnerable por su edad, enfermedad o situación, la pena a imponer será la de arresto de 12 a 24 fines de semana, o multa de 6 a 12 meses.

    * Si el culpable hubiera cometido el hecho abusando de su situación de superioridad laboral, docente o jerárquica, o anunciando a la víctima de forma expresa o tácita un mal relacionado con las expectativas que la misma pueda tener en el ámbito de dicha relación laboral, docente, o de prestación de servicios continuada, el delito será castigado con la pena de arresto de 12 a 24 fines de semana o multa de 6 a 12 meses.En este último caso, si la víctima fuese además especialmente vulnerable, la pena será de prisión de 6 meses a 1 año.

 

El exhibicionismo y la provocación sexual

 

Incurre en este delito quien realice o haga realizar a otra persona actos de exhibición obscena ante menores de edad e incapaces.

 

Es también delictivo vender, difundir o exhibir material pornográfico entre menores de edad o incapaces por cualquier medio.

 

La pena

 

El delito de exhibicionismo y provocación sexual está castigado con la pena de prisión de 6 meses a un 1 año, o multa de 6 a 12 meses.

 

La prostitución y la corrupción

 

La prostitución

 

Comete un delito de prostitución la persona que induce a otra mayor de edad a ejercer la prostitución (mantener una relación sexual a cambio de un precio) o a permanecer en ella, empleando violencia, intimidación, engao, o abusando de una situación de superioridad, necesidad o vulnerabilidad de la víctima.

 

También incurrirá en un delito de prostitución la persona que de forma directa o indirecta favorezca la entrada, estancia o salida del territorio nacional de personas, con la finalidad de explotarlas sexualmente, en las circunstancias anteriores, esto es, empleando violencia, intimidación… etc.

 

La pena

 

El delito de prostitución es sancionado en ambos casos con pena de prisión de 2 a 4 años, y multa de 12 a 24 meses.

 

Si el responsable abusara de su condición de autoridad o funcionario público, las penas correspondientes se impondrán en su mitad superior, y se le inhabilitará para el desempeo de su cargo por un tiempo de 6 a 12 años.

 

Las penas por el delito de prostitución se impondrán, junto con las que en su caso puedan corresponder por la comisión de los delitos de agresión o abuso sexual.

 

Si el delito de prostitución se comete contra menores de edad o incapaces, deben tenerse en cuenta las siguientes situaciones:

 

La inducción de un menor de edad o incapaz a la prostitución

 

La persona que induzca a un menor de edad a la prostitución, o que la promueva, favorezca o facilite, podrá ser castigado con la pena de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses.

 

Si además esa persona abusa de su condición de autoridad, agente o funcionario público, la pena sealada se impondrá en su mitad superior y se le inhabilitará por un tiempo de 6 a 12 años.

 

La inducción de los menores, con violencia o engao, a ejercer la prostitución

 

El delito de inducir conducir a un menor de edad o incapaz a ejercer la prostitución o mantenerse en ella, empleando violencia, intimidación o engao, o abusando de una situación de superioridad, se sanciona con la pena de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses, impuesta en su mitad superior.

 

La misma pena se aplica también a la persona que de forma directa o indirecta favorezca la entrada, estancia o salida del territorio nacional de menores o incapaces, con la finalidad de explotarlos sexualmente.

 

Cuando el culpable de las conductas anteriores perteneciera a alguna asociación u organización que se dedicara a la realización de actividades relativas a la prostitución, se impondrá la pena de prisión de hasta 4 años y multa de hasta 24 meses.

 

Si el culpable abusara de su condición de autoridad o funcionario público, se impondrá además la pena de inhabilitación absoluta por un tiempo de hasta de 12 años.

 

Estas penas se aplicarán junto con el castigo que, en su caso corresponda por las agresiones o abusos sexuales cometidos contra el menor o incapaz prostituido.

 

La utilización de un menor de edad o incapaz en espectáculos exhibicionistas o pornográficos

 

La persona que utilice a menores de edad en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, tanto públicos como privados, o para elaborar cualquier clase de material pornográfico o financie cualquiera de estas actividades, será condenado a una pena de prisión de 1 a 3 años.

 

Si el responsable pertenece a una asociación u organización que se dedicara a la realización de estas actividades, será castigado con prisión de 3 años.

 

La persona que posea material para realizar cualquiera de estas acciones, será castigada con 1 año de prisión.

 

La producción y distribución de material pornográfico en que intervengan menores o incapaces

 

Con un año de prisión también serán castigadas aquellas personas que produjeran, vendieran, distribuyeran o facilitaran material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, aunque el material provenga del extranjero o sea de destino desconocido.

 

Cuando el responsable de cualquiera de estas conductas perteneciera a una asociación u organización que se dedicara a la realización de estas actividades, será castigado con 3 años de prisión.

 

La persona que poseael material para realizar cualquiera de estas conductas será castigada con un año de prisión y la que haga participar a un menor de edad o incapaz en un comportamiento de naturaleza sexual que perjudique la evolución o desarrollo de la personalidad de éste, será penado con prisión de 6 meses a 1 año o multa de 6 a 12 meses.

 

Las personas que teniendo la patria potestad, guarda o acogimiento de menor o incapaz, conozcan y no eviten su prostitución

 

Las personas que tuvieran conocimiento de la prostitución o corrupción del menor o incapaz que se encuentre bajo su patria potestad, tutela, guarda o acogimiento, y no hiciera lo posible por impedir su continuación en tal estado, o no acudiera a autoridad competente para denunciar la situación, será castigado con la pena de multa de 6 a 12 meses.

 

En estos casos el Ministerio Fiscal iniciará las acciones legales pertinentes para privarle de la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar que posea sobre el menor o incapaz.

 

  

Des de un punto vista psicológico hay que tener en cuenta diferentes factores:

  

Las mujeres que han sido victimas de abuso sexual, experimentan dicha victimización como un evento traumático que trae como consecuencia un choque emocional. Todo trauma de esta naturaleza, trae consigo una serie de características que la mayoría de las mujeres experimentan. Es importante notar que cada persona tiende a responder de manera única ante un evento, hecho que añade complejidad al tratamiento del trauma.

Como consecuencia del abuso sexual, muchas mujeres sienten que han perdido el control de sus vidas. Dicha sensación es el resultado de que durante el abuso sexual, la mujer es obligada a participar en contra de su voluntad. En la mayoría de los casos, dicha participación es pasiva. Sin embargo ella lleva a que la mujer sienta que ha perdido el control de su vida, de la misma manera como durante el abuso sexual la mujer no tiene el control sobre la situación.

 

La mayoría de las victimas experimentan de nuevo el abuso de manera mental ya sea conciente, o inconscientemente a través de los sueños. Cuando esto sucede es como si el evento ocurriera de nuevo. Dicha experiencia se denomina "flash back'.

 

La mayoría de las victimas de abuso sexual u acoso sexual experimentan una o varias de las siguientes reacciones como consecuencia del trauma:

 

  1. Sentimiento de pérdida de control en la vida.
  2.  "Flashbacks" o el hecho de experimentar de nuevo el asalto de manera mental.
  3.  Dificultad de concentración.
  4.  Sentimiento de culpa.
  5. Percepción negativa de la imagen de si mismo.
  6.  Tristeza o depresión.
  7. Imbalance en las relaciones interpersonales.
  8. Pérdida de la libido.

 

     La reacción más común de toda victima de acoso sexual es el miedo. En el momento del asalto, la primera reacción es el miedo. Miedo de que el asalto cause heridas físicas (golpes, heridas de arma blanca o arma de fuego). El miedo es también miedo a la muerte. En el momento del asalto la mujer asocia todo lo que la rodea con lo que le esta sucediendo. Colores, sonidos, olores, lugares, todo se relaciona con el abuso sexual. Meses, e incluso anos después del asalto dichas asociaciones persisten (ciertos olores recuerdan el evento, o ciertas personas recuerdan el asaltante). La victima del asalto por consiguiente tiende a evitar cualquier cosa o circunstancia que le recuerde el momento en que fue abusada (no volver al sitio de los acontecimientos, no vestirse de cierta manera, o salir de su casa a ciertas horas del día). En algunos casos, el miedo es tal, que las victimas limitan sus actividades al mínimo. Algunas mujeres no salen de sus casas o evitan toda oportunidad de estar solas.

 

                

 

   Las reacciones de miedo, falta de concentración, sentimiento de culpa, depresión, flashbacks, y otras mencionadas anteriormente, están relacionadas unas con otras. Por ejemplo, para algunas mujeres el hecho de revivir los acontecimientos mentalmente hace que ellas sientan que no tienen el control de si. Dicha sensación conlleva a sentir miedo de cualquier circunstancia. Dicho en pocas palabras, las consecuencias que tiene un abuso sexual están relacionadas unas con otras en cadena. Esto hace que el sentimiento de temor sea muy intenso. De las reacciones mencionadas anteriormente, el miedo es la reacción más común y una de las más debilitantes.   

 

En general, toda victima de abuso sexual experimenta problemas de concentración. Estos se manifiestan en una dificultad de enfocar las ideas en lo que se esta haciendo lo cual lleva a pensar que se esta perdiendo el control de si.

 

 

 

Pueden existir sentimientos de culpabilidad. Dichos sentimientos son el resultado directo del asalto, durante el cual la victima fue obligada a participar. En esos momentos, la mujer tiene como prioridad el proteger su integridad física y hasta su vida. Para lograr este objetivo, ella se ve obligada a participar en actividades en contra de su voluntad. Como resultado nacen sentimientos de culpa. En algunas ocasiones durante el asalto sexual, otras personas resultan afectadas (pueden haber homicidios o heridos de por medio). Esto lleva a que la victima se sienta culpable y responsable del daño que los demás han sufrido. Dicho sentimiento se denomina "la culpa del sobreviviente". Otra fuente de culpabilidad, y una de las mas comunes, es el "culparse a si mismo". La victima tiene tendencia a decirse: "No debí haberme vestido así", "No debí haber caminado a altas horas de la noche en ese lugar", etc. Este culparse a si mismo es el resultado de nuestra sociedad, la cual tiende a poner toda responsabilidad de abuso sexual en la mujer.

 

 

 

La imagen que se tiene de si mismo también se ve afectada como consecuencia del abuso sexual. La mayoría de mujeres dicen sentirse "sucias" y suelen bañarse varias veces al día para sentirse limpias.

 

     

 

  Otra reacción bastante común es el sentirse triste o deprimido. Se tienen sentimientos de desespero, como si todo en la vida se diera por perdido. En ocasiones el desespero lleva al desconsuelo total, el cual puede conducir la victima al suicidio. Asociado al sentimiento de depresión se experimenta la perdida del interés en cosas o actividades que antes solían disfrutarse. Nada suele llamar la atención como antes.

 

 

 

Como consecuencia de lo mencionado anteriormente, suele presentarse un imbalance en las relaciones interpersonales. Dicho Imbalance es el resultado del aislamiento al que conlleva la depresión y la tristeza. También se experimenta un sentimiento de vergüenza que hace que no se quiera socializar con los demás. Es muy importante sentirse cerca de la familia y las amistades. Dichas relaciones contribuyen a la pronta recuperación de la persona.

 

No es sorprendente el hecho de que después de ser abusada sexualmente, la mujer pierde todo interés en las relaciones sexuales. El trauma causado por el abuso hace que la mujer rechace todo tipo de relación sexual. Dicha reacción se ve acentuada por la depresión la cual tiene como consecuencia la perdida de la libido o apetito sexual.

 

 

 

Es aconsejable que las personas que han sufrido abusos sexuales se pongan en manos de un especialista sexólogo o terapeuta sexual para su tratamiento.