Abogados en Barcelona Vázquez&Asociados

Abogado Barcelona  especialista en Divorcios

 

Plan de parentalidad


En el Libro 2º del Código Civil de Cataluña, que se aprobó el pasado miércoles 14 de julio, se regula una nueva figura instrumental dentro de los procesos de separación y divorcio: el plan de parentalidad.

 

En el preámbulo del texto legal se define el plan de parentalidad como "un instrumento para concretar la manera como ambos progenitores pueden ejercer las responsabilidades parentales, en el que se detallan los compromisos que asumen respecto de la guarda, el cuidado y la educación de sus hijos". El objetivo de la introducción del plan de parentalidad es conseguir la concreción de los acuerdos, la transparencia por ambas partes y el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

 

El plan de parentalidad es un documento que se deberá introducir en el convenio regulador, y que tendrá que recoger los aspectos siguientes:

 

1. el lugar (o lugares) donde vivirán los hijos habitualmente, se deberán incluir reglas que permitan determinar a qué progenitor le corresponde la guarda en cada momento; 2. las tareas de las que se deberá responsabilizar cada progenitor en relación a las actividades cuotidianas de los hijos; 3. la forma en la que se tendrán que hacer los cambios en la guarda y custodia y, si es necesario, como se tienen que repartir los gastos que se generen; 4. el régimen de relación y de comunicación con los hijos durante los períodos en que un progenitor no los tenga con él; 5. el régimen de convivencia de los hijos con cada uno de los progenitores en períodos de vacaciones y en fechas especialmente señaladas para los hijos, para los progenitores o para su familia; 6. la clase de educación y las actividades extraescolares, formativas y de ocio, si el menor las realiza; 7. la forma de cumplir el deber de compartir toda la información sobre la educación, la salud y el bienestar de los hijos; 8. la forma de tomar decisiones relativas al cambio de domicilio y a otras cuestiones relevantes para los hijos.

 

También se prevé que en el caso de que pueda haber diferencias en la interpretación de las cláusulas del plan de parentalidad, que en el mismo documento, se pueda establecer la opción de recurrir a mediación familiar para solventar estas divergencias.

 

Las propuestas de plan de parentalidad que realicen los aún cónyuges las deberá tener en cuenta el Juez para determinar la forma de ejercer la guarda y custodia en el caso que exista desacuerdo en este aspecto.

 

En otro orden de cosas, el Departamento de Justicia se obliga a facilitar información sobre el plan de parentalidad y a distribuir modelos adaptados a cada etapa de la vida del menor para elaborarlo.

 

La introducción del plan de parentalidad como documento en el que se recoja la voluntad de los progenitores hacia el futuro de sus hijos me parece muy positiva. Obligará a los aún cónyuges a hablar, dialogar y tender puentes entre ellos; y, por lo tanto, se podrán evitar conflictos en el futuro sobre cuestiones como, por ejemplo, el cumpleaños de un/a primo/a y, sobretodo, los menores verán como entre sus progenitores existe una relación más fluida (que no tiene porque ser buena, ni tienen que ser amigos, simplemente una relación cordial) de la que ellos se beneficiarán.