Vázquez&Asociados pone a su diposición Abogados en Barcelona especialistas en divorcios y abogados en Vilanova y la Geltrú  especialistas en divorcios.

 

 

Custodia compartida

 

Introducción

 

 

El 05 de Agosto de 2010, se publicó en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya la Ley 25/2001 de 29 de julio del libro segundo del Código Civil de Catalunya relativo a la persona y familia.

 

Dicha norma que entrará vigor el día 01 de enero de 2011, deroga el Código de Familia de Catalunya y en su articulado regula de forma distinta la guarda de los menores en los procedimientos de nulidad, separación o divorcio.

 

Hoy en día no cabe duda de que la custodia compartida presenta indudables ventajas en la evolución y desarrollo del niño en las situaciones de ruptura matrimonial, en la medida en que evita “conflictos de lealtades” de los menores con sus padres, favorece la comunicación de éstos entre sí, y ayuda por un lado a visualizar la ruptura matrimonial como un conflicto en el que no existen vencedores ni vencidos ni culpables e inocentes, y por otro lado, a equilibrar las cargas de la relación paterno filial como algo natural, y no como algo eventual. En este sentido se pronuncia la Sentencia número 29/2008 de 31 de julio del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (sala de lo civil y penal, sección 1ª), que parafraseando otra de la Audiencia Provincial de Barcelona, expone que la custodia compartida, garantiza a los hijos la posibilidad de disfrutar de la presencia de ambos progenitores. Se evitan determinados sentimientos negativos en los menores, entre los cuales cabe relacionar los siguientes: miedo al abandono; sentimiento de lealtad; sentimiento de culpa; sentimiento de negación; sentimiento de suplantación etc. Se fomenta una actitud más abierta frente a la separación de los padres y se evitan las situaciones de manipulación consciente e inconsciente por parte de los padres a los hijos. Se garantiza a los padres poder seguir ejerciendo sus derechos y obligaciones derivados de la patria potestad y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos. No se cuestiona la idoneidad de ninguno de los progenitores. Hay una equiparación entre ambos progenitores en cuanto a tiempo libre para su vida personal y profesional, evitándose así dinámicas de dependencia frente a los hijos. Los padres han de cooperar necesariamente, por lo que el sistema favorece la adopción de acuerdos, lo que se convierte asimismo en un modelo de conducta para el menor.

 

En el Fundamento de Derecho Quinto de dicha sentencia se dice:

 

“En la misma línea, el Informe de 1995 de la División 16 de la American Psychological Association ante la Comisión USA de Bienestar Infantil y Familiar concluía que "la custodia compartida se asocia con ciertos efectos favorables en los niños", sobre todo cuando se complementa con la mediación y los programas de educación parental, por lo que recomendaba "favorecer el incremento de la mediación, la custodia compartida y la educación de los progenitores". Lo mismo se desprende otros estudios ampliamente difundidos, tales como el Informe Bauserman -Child Adjustment in Joint-Custody Versus Sole-Custody Arrangements: A Meta-Analytic Review (2002)-, el Informe Kelly -Children's adjustment in conflicted marriage and divorce. A decade review of Research (2000)-, o el documento Bailly -Etat des connaissances scientifiques sur la résidence alternée (2002)-, entre otros muchos”

 

CONTENIDO DE LA REFORMA:

 

Como se ha expuesto, antes de la presente reforma, los Juzgados y Tribunales de Catalunya ya venían acordando en sus Sentencias regímenes de guarda y custodia compartida. Sin embargo, si bien en los procedimientos de mutuo acuerdo, este sistema de guarda no presentaba problemas, en los procedimientos contenciosos, los jueces eran reacios a acordar dicho sistema y por defecto, si el caso no estaba muy motivado, se decidían a favor de la guarda individual de uno de los progenitores.

 

La filosofía de la nueva regulación es evitar que las crisis matrimoniales alteren las responsabilidades de los progenitores con sus hijos, de modo que tras la ruptura, debe permanecer el carácter compartido de las mismas.

 

En los procedimientos de mutuo acuerdo, los progenitores han de presentar un plan de parentalidad en el convenio regulador, pactando como han de ejercerse las responsabilidades parentales y en particular la guarda, atendiendo al carácter conjunto de éstas, y en especial al interés del menor. En los procedimientos contenciosos el juez decidirá como será el ejercicio de las responsabilidades parentales y las partes harán sus propuestas sobre el plan de parentalidad.

 

En cualquier caso, tal y como dice la ley, la ruptura matrimonial no afecta las responsabilidades que tienen los progenitores con sus hijos y por tanto, dichas responsabilidades han de compartirse en la medida que sea posible y se han de ejercer conjuntamente.

 

No obstante, el legislador es consciente, que todavía existen en Catalunya familias construidas sobre modelos tradicionales donde la madre tiene un papel central o preponderante en el cuidado y educación de los hijos. La ley establece una serie de criterios al juzgador para decidir el sistema de guarda que mejor se adapte a las necesidades del menor, la individual o la compartida. Así, se tiene en cuenta la vinculación especial de los hijos hacia un progenitor y la dedicación hacia los hijos que hayan tenido el padre o la madre antes de la ruptura, su aptitud para garantizar el bienestar del menor y procurarle un entorno adecuado, etc…

 

 POSIBILIDAD DE RECLAMAR UNA MODIFICACIÓN DEL RÉGIMEN DE GUARDA ACTUAL:

 

Según prevé la Disposición Transitoria Tercera de la Ley, los efectos de la nulidad, el divorcio o la separación judicial decretados al amparo de la legislación anterior a la entrada en vigor de esta ley se mantienen, sin perjuicio de poder revisar las medidas adoptadas en relación a la guarda y custodia de los hijos comunes.

 

OPORTUNIDAD:

 

Este es un buen momento para revisar las medidas de guarda adoptadas con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley y conseguir un régimen de guarda compartida.